miércoles, 6 de enero de 2010

cajas




El otro día encontré esta caja. Era una antigua caja de té, en madera. Estaba bastante vieja así que se me ocurrió forrarla en rojo con el papel de flores y el interior en cartulina. Al final, ha quedado muy bonita.
He puesto algunos lápices que hice a juego en el interior, para que se pueda apreciar el tamaño.